Creando preguntas...

Si queremos dar no solo forma sino entidad a este proceso de investigación tenemos que reflexionar atentamente sobre el siguiente paso a dar. Emprender un camino especulativo en las inmediaciones del interiorismo y la arquitectura hace imprescindible e inexcusable contar con el criterio de los propios creadores, aunque para nosotros se hace evidente que también hay que atender la opinión del inexperto usuario que en su rol de consumidor consigue reflejar los eventuales fallos o defectos del conjunto. 

Tampoco hay que olvidar el criterio del primer elemento del conjunto: el chef. Sus aportes y encargos durante el proceso de diseño son puro destello de su universo gastronómico proyectado en un bosquejo cuyo curso y desarrollo puede magnificar o menoscabar el firmamento de sus creaciones.

Se hace así patente la necesidad de concebir un cuestionario que nos permita sondear al colectivo de personas que conforman este ámbito de la experiencia gustatoria. 

Regresando a nuestros creadores reparamos en que la primera pregunta que acude a nuestra mente es la que suponemos de vital trascendencia: ¿cómo influye el decorado y la arquitectura de un local sobre la experiencia gastronómica?, es decir, ¿el decorado y la arquitectura de un local pueden influir en la percepción de los sabores?

Son estas dos cuestiones similares y casi afines, sin embargo las dos dudas parecen guiarnos por dos sendas dispares donde en una obtenemos una información de tipo psicológico mientras por el otro camino orientamos nuestra atención en su cariz fisiológico. 

No obstante, asimismo, otras cuestiones que plantear a los creadores sobrevienen a nuestra mente. ¿Conocía el arquitecto o el diseñador al chef, su trayectoria, sus trabajos recientes? ¿Había podido catar los platos? 
Igualmente nuestro propósito es proyectar un halo de entendimiento sobre el porqué se ha concebido el diseño tal y como se nos exhibe y cómo éste logra aportar un valor añadido a la experiencia. Y si determinada decoración hace rechinar el sentido ¿se ha prestado atención a las problemáticas y los deseos del chef? 

Sostenemos que los chefs son el eje de las coordenadas que dibujan su cosmos gastronómico y por tanto nos parece fundamental saber cuánta implicación han tenido en la escenografía o por lo contrario saber si han desatendido esta parcela y los posibles inconvenientes con que pueden haberse encontrado. 
Inclusive es preciso ir más allá si queremos desvelar el arcano y adentrarnos en el territorio de las preguntas esotéricas: cada vez que cambia el menú, ¿debería cambiar el diseño, el entorno? o la más enrevesada: ¿sabría igual con otra decoración/entorno?

realizado por